9 abr. 2012

Herencia




Creo que nunca os había dicho que mi abuelo José Ramón era sastre...





 Aprendió el oficio en Francia, donde estuvo exiliado.  Ya de vuelta en España cosía trajes de hombre a medida.
 Tengo muy buenos recuerdos de ese pequeño taller que ocupaba una habitación de su casa de Oviedo.  De las personas que venían a tomar medidas o probar el traje, de la tiza, de los patrones hechos en papel marrón, de las planchas enormes, de las máquinas de coser, de los  hilvanes que sacaba mi abuela cuando el traje ya estaba acabado...


   Estos días me llevé una sorpresa muy agradable.  Mi madre me tenía guardados estos tres tesoros





"Ahora que te gusta tanto coser, creo que estas cosas del abuelito estarán bien en tu casa!...
Pues claro que estarán bien!!



Hoy probé a cortar con la tijera, está como nueva, no necesita ni de un afilado.






La máquina de coser ALFA también cose de maravilla!





Y las escuadras,... estoy enamorada de ellas, aunque todavía no he coseguido adivinar a qué se corresponde cada curva....





Espero poder recuperar alguna cosa más del taller de mi abuelo, aunque no tenemos muy claro qué se hizo con todas las cosas (mi abuelo fallecío hace ya 20 años).   Seguiré investigando!!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...